Publicado el Deja un comentario

#12 Liderazgo. Integridad, Escrúpulos, Respeto.

Integridad, Escrúpulos, Respeto

Cuando una empresa pierde ciertos valores, la convivencia se deteriora y el día a día se hace más complicado. Si no existen estos valores, o si existen pero no se practican, quizás algo peor incluso, cada uno irá a lo suyo. Nunca se podrá hablar de TRABAJO EN EQUIPO. Y lo más probable es que todo se convierta en una guerra de guerrillas continua. Este artículo sobre Liderazgo. Integridad, Escrúpulos, Respeto intenta explicar lo que significan estos valores o su ausencia en una empresa.

Integridad.

La integridad, si se convierte en un valor perdido, es uno de los peores lastres para cualquier empresa. Hablo de líderes íntegros, como aquellos que practican con el ejemplo. Y por supuesto íntegros son los que aprovechan las circunstancias difíciles para demostrar que son íntegros. Cuando un Líder, con mayúsculas, toma las decisiones de manera consensuada con sus equipos, y sin dar la espalda a las propias ordenes dadas, entonces demuestra que es íntegro. Pero si el mismo jefe, con minúsculas, no es capaz de demostrar su integridad, porque incumple sus propias consignas u ordenes, entonces el equipo está perdido.

Escrúpulos.

Según la R.A.E. (Real Academia Española): Escrúpulo se define como duda o recelo inquietantes para la conciencia sobre si algo es bueno o se debe hacer desde un punto de vista moral.

Tener escrúpulos, significa defender en público a los miembros del equipo y enfadarse o recriminar con argumentos en privado e individualmente. Lo contrario de alguien con escrúpulos es hablar mal de los miembros de tu equipo a otras personas, a sus espaldas. No tener escrúpulos es también la falta de integridad, y es por esto que esta falta de integridad muchas veces acompaña a la gente sin escrúpulos. Dicho de otra manera jefes, trabajadores o en general gente sin conciencia.

Falta de integridad, escrúpulos y respeto.

Respeto.

El respeto se define también por la R.A.E. con tres símiles: Miramiento, consideración, deferencia. Cuando el respeto se aparca se llega a considerar uno así mismo como un dios, en minúscula, alguien que siempre tiene la razón, y no necesita consejo. Alguien que no respeta a nadie, nunca tomará en consideración las opiniones de los demás y siempre tratará con desdén a los miembros de su equipo. Esto me recuerda al artículo que escribí sobre Confianza en el equipo.

Un buen líder tendrá en cuenta la opinión de todos, también de quienes le llevan la contraria, no sólo de los que siempre le dicen que sí, porque sí. A esto último lo llamo peloteo-rastrero directamente. Allá cada uno con su integridad, escrúpulos y respeto. Tengo claro que estos 3 valores estarán siempre conmigo, y si alguna vez los abandono, difícilmente podré mirarme al espejo, mirar a mis compañeros o a mi propio equipo.

Unas preguntas para el final.

¿Se respetan en tu empresa estos valores? ¿Crees hay algún otro valor más importante que estos?.

Déjame tu voto arriba. O un comentario al respecto. Aquí abajo. Muchas gracias.