Medita y silénciate

Silencio y Meditación, Meditación y Silencio.

Siempre de la mano, siempre juntas.

Así sea, escucha, medita, experimenta el silencio. Si no experimentamos el silencio no nos alineamos con nosotros mismos. Así de sencillo, así de simple.